Acreditado por SINAES, ¿qué significa?

Información actualizada el lunes 22 de enero de 2018. 

La calidad y la excelencia académica vienen siendo objeto de estudio y preocupación desde hace varias décadas en el ámbito de la educación superior. Tal es la importancia de este asunto que ha sido considerado como prioritario en las reuniones de la UNESCO,  donde se menciona que la satisfacción de las necesidades de la sociedad y las expectativas que suscita la educación superior dependen en última instancia de la calidad del personal docente, de los programas, de los estudiantes, de las infraestructuras y del medio universitario.

La búsqueda de la calidad involucra múltiples aspectos y no tiene una interpretación unívoca, ni un solo esquema para comprenderla, y especialmente evaluarla o medirla. Es por esto que surgen los sistemas de acreditación. Por lo tanto, en la medida en que han venido creciendo y diversificándose las actividades y ofertas educativas, investigativas y de extensión de una institución universitaria, se ha hecho indispensable la existencia de mecanismos de control, cohesión y confiabilidad pública. Esta necesidad tiene su máxima expresión en el sistema de acreditación.

La acreditación universitaria es el resultado de un proceso de evaluación y seguimiento sistemático y voluntario del cumplimiento de las funciones universitarias por parte de una institución de educación superior, que permite obtener información fidedigna y objetiva sobre la calidad de esta y de los programas universitarios que desarrolla. Permite certificar ante la sociedad, la calidad de los recursos humanos formados y de los diferentes procesos que tienen lugar en una entidad educativa. Es el reconocimiento formal y público otorgado a una institución académica en virtud del grado en que dicha institución o dentro de esta, una o más de sus carreras o programas han logrado avances significativos en el cumplimiento de su misión y objetivos declarados, y satisface un conjunto acordado de criterios, indicadores y estándares de pertinencia y calidad. Se centra en la búsqueda permanente de la excelencia y representa el esfuerzo colectivo de la comunidad universitaria para rendir cuentas a sí misma y a la sociedad, sobre la pertinencia, relevancia y calidad de su ser y quehacer institucional.

En Costa Rica, el Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (SINAES) es el organismo con la potestad para dar fe pública sobre la calidad de las carreras en universidades públicas y privadas; y tiene como propósito determinar si una institución u organización cumple con los requisitos de calidad establecidos por este ente acreditador. Este sistema está integrado por universidades e instituciones  parauniversitarias, que se someten voluntariamente para acreditar sus carreras, a fin de obtener una garantía de la calidad de su oferta académica. SINAES utiliza un modelo integrado para acreditar las carreras, el cual incorpora y complementa dos modalidades de regulación: la autorregulación,  que es conducida por la propia carrera;  y la regulación extrainstitucional,   dirigida por un ente externo. Es un proceso riguroso, que implica tres fases: autoevaluación, evaluación externa y mejoramiento continuo.

Por medio de la acreditación, los jóvenes y padres de familia tienen la garantía de que están invirtiendo en una formación de calidad. Asimismo, los empleadores pueden tener la seguridad de que los profesionales egresados de una carrera acreditada se desempeñarán acorde con las exigencias del mercado actual, pues todo proceso productivo, de desarrollo social, de generación de conocimiento, investigación y desarrollo requiere capital humano calificado y de calidad. De esta forma, las empresas se beneficiarán de colaboradores que cuenten con mayores y mejores competencias laborales.

Como la acreditación permite una mejora en los procesos de enseñanza-aprendizaje,  es posible pensar que esta propicia también que los graduados de carreras acreditadas estén mejor capacitados para realizar aportes importantes al sector en el cual se encuentran inmersos. Por supuesto, la contribución al desarrollo productivo y social no es generada únicamente por los egresados de carreras acreditadas, pero la acreditación propicia que este aporte se facilite.